Blog

Island people

Reservar
Ver todas las noticias

Blog

Tradiciones navideñas "Cant de la Sibil.la"

16/12/2019

Declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el año 2010, el Cant de la Sibil·la, un canto de origen medieval y de melodía gregoriana, llegó a Mallorca de la mano de Jaime I “El Conquistador” para convertirse en la tradición más singular de la Navidad.

El 24 de diciembre un canto enmudece a los asistentes a las tradicionales Matines (Misa del Gallo) mallorquinas. Se trata del Cant de la Sibil·la, un canto de origen medieval que tan solo ha sobrevivido al paso de los años en Mallorca.

Introducido en la isla mayor de las Baleares después de la Conquista de Jaime I, profetiza la llegada del Redentor y del Juicio Final. La que probablemente sea la tradición navideña más antigua y característica de Mallorca, se entona sin acompañamiento instrumental, exceptuando los preludios entre estrofa y estrofa. A pesar de que inicialmente se cantaba en latín junto con una melodía gregoriana, a partir del siglo XIII ya hay documentadas las primeras versiones en lengua catalana.

Protagonizada por una única persona, ésta viste con una túnica, a veces bordada en el cuello y en la parte inferior, acompañada habitualmente por una capa. El imponente vestuario se complementa con una espada que mantiene suspendida delante de la cara y con la que, una vez finalizado el acto, forma una cruz.

El personaje de la Sibil·la representa a las pitonisas cuyos libros proféticos eran consultados en el mundo antiguo para conocer el futuro de una comunidad. El cristianismo adoptó este personaje y lo incorporó como un elemento más de la liturgia navideña.

El Cant de la Sibil·la emociona cada Nochebuena en prácticamente la totalidad de los municipios de Mallorca, siendo las Matines más concurridas y de mayor tradición las que se celebran en el Santuario de Lluc y la Catedral de Palma.

No es de extrañar que, aclamado como uno de los fenómenos más singulares y relevantes de la historia musical mallorquina por la convergencia de tradición popular y música culta, haya sido declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial y Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO desde el año 2010.

 

Fuente: Govern Illes Balears

Blog

Ensaïmada: el dulce sabor de Mallorca
17/12/2020
Ensaïmada: el dulce sabor de Mallorca
Ensaïmada: el dulce sabor de Mallorca   Viajar a Mallorca y llevarse una o varias ensaimadas de regreso a casa es una tradición entre las personas que visitan la isla. Hoy te invitamos a que conozcas la historia de esta delicatesen isleña, y los mejores lugares para probarla. ¿Te apetece?     El origen de la ensaïmada mallorquina   La “ensaïmada” tiene un origen hebreo, y proviene de una especie de pan dulce parecido al brioche que se preparaba para el Sabbath, día sagrado en su religión. Esta receta derivó en la ensaïmada que hoy conocemos gracias a los hebreos conversos que se quedaron a vivir en Mallorca tras la diáspora, y cuya receta no ha variado desde entonces, hace más de 500 años: harina de fuerza, agua, azúcar, huevos, masa madre y manteca de cerdo. Originariamente en las casas judías de Mallorca la preparaban con aceite de oliva. Fue en 1492, con la expulsión de los judíos, que los conversos se vieron forzados a exteriorizar su fe cristiana ingiriendo alimentos prohibidos por su religión. Entre estos alimentos prohibidos estaba la manteca de cerdo, que sustituyó a partir de ese momento al aceite de oliva en la elaboración de esta antiquísima receta. ¡Sencilla y deliciosa a la vez!     En el siglo XVII encontramos los primeros textos que nos hablan sobre la Ensaïmada de Mallorca, Denominación de Indicación Geográfica Protegida y reconocida en 1996.  Fue a partir del siglo XVIII cuando su consumo se hizo popular entre las clases medias y altas, que la acompañaban de una taza de chocolate caliente para merendar. La ensaïmada logró una importante popularidad, y empezó a exportarse a otros países a partir del siglo XIX.   En Mallorca existe una gran tradición panadera y pastelera, dos de los gremios más antiguos en la isla. Por eso hay multitud de lugares donde degustar una exquisita ensaïmada. Si bien queremos proponerte estos cinco lugares de gran tradición entre los habitantes de la isla, y donde sin duda disfrutarás de la experiencia.       Cinco lugares para comer una ensaïmada deliciosa   Para degustarla tomando un helado artesano o un chocolate a la taza, la mejor opción es el emblemático Ca’n Joan de s’Aigo, fundado el año 1700 y que hoy cuenta con tres establecimientos en Palma. No te pierdas degustarla junto a un vaso de helado de leche merengada, uno de los más auténticos.   El Horno de Santo Cristo, con más de 60 años de experiencia, puedes tomar allí la ensaïmada, o llevártela de regreso a tu casa en la típica y original caja de cartón octogonal.   En Inca, en el centro de la isla, el pequeño y discreto Forn de Sant Francesc guarda maravillas dulces. Allí podrás degustar la ensaïmada que ganó el premio a La Mejor Ensaimada del Mundo en la primera edición de este certamen, celebrada en 2017.   Ya en nuestra zona te recomendamos dos establecimientos. En Cala d’Or, muy cerca de nuestros hoteles, tienes una sucursal del Forn i pastisseria Terrassa, que desde 1936 elabora unas de las mejores ensaïmadas de la comarca des Migjorn. Y en la pequeña localidad de S’Horta, a 7 kilómetros de nuestros hoteles, tienes el Forn de S’Horta, un obrador de pan tradicional con servicio de cafetería para degustar al sol una deliciosa ensaïmada con tu bebida favorita.   Y, por supuesto, te invitamos a que pruebes la deliciosa ensaïmada que tenemos preparada para ti en nuestros buffets Inturotel, te esperamos en Mallorca. ¡Bon profit!    
Ventajas exclusivas
TOP