Blog

Island people

Reservar
Ver todas las noticias

Blog

¡Somos mallorquines!

28/08/2020

¡Somos mallorquines! ¿Te gustaría conocer nuestras costumbres?

 

Mallorca es una isla fascinante por su historia y su belleza, famosa en el mundo entero por sus playas azul turquesa y su riqueza natural. Un paraíso en el que, además de los miles de turistas que nos visitan cada año, vivimos nosotros, los mallorquines. ¿Te apetecería conocernos un poco mejor, saber más acerca de cómo somos, de nuestras costumbres y tradiciones? ¿Sí? ¡Pues permite que nos presentemos!

 

Somos generosos y alegres, como la belleza que nos rodea

 

Hay quien dice que, como buenos isleños, nuestro carácter es un poco cerrado. Y aunque al principio te pueda dar esa sensación, ¡nada más lejos de la realidad! A los mallorquines nos encanta hacer vida social en la calle, detenernos a charlar con nuestros vecinos sobre cualquier cosa, escuchar música en la plaza del pueblo, quedar a tomar algo a cualquier hora del día o de la noche con nuestros amigos...

 

Lo que sucede es que somos personas sencillas, siempre hemos tenido alma campesina. Por eso no nos gusta la gente que se da aires de grandeza o que trata de impresionarnos: ¡eso no va para nada con nuestro carácter! Si te fijas bien, nuestro modo de entender la vida está marcado por esta sencillez: la arquitectura de las casas en las que vivimos, los mercados tradicionales en los que hacemos la compra, la ropa sobria con la que nos vestimos, los pequeños bares en los que nos tomamos el café o el aperitivo...

 

Es verdad que, precisamente por este carácter sencillo, al principio nos cuesta hablar de nosotros mismos (pero no porque seamos cerrados, sino por pudor). Ahora bien: una vez cogemos confianza con nuestro interlocutor, podemos ser personas la mar de expansivas, extrovertidas y alegres. Y, sobre todo, muy generosas.

 

La generosidad es un rasgo que nos define probablemente más que ninguno. Entre amigos siempre suele haber disputas en los restaurantes, pues uno siempre insiste en invitar al otro, y viceversa. Y si durante tus vacaciones estás buscando un lugar y vienes a pedirnos ayuda para encontrarlo, ¡nos desviviremos por ayudarte, y hasta te acompañaremos al lugar para que no te pierdas, si es preciso!

 

Nos apasionan el mar y foravila

 

Nuestra fuerte conexión con el mar que nos rodea, con foravila (campo en mallorquín) y la payesía, impregnan nuestro carácter. Nos apasiona salir a pasear en barca, a nadar, a bucear, a practicar vela, a pescar...

La mayoría de nosotros tiene un huerto propio, o algún familiar con tierras labradas en el que nos abastecemos de verduras de primera calidad para elaborar nuestros platos mas preciados.

Y cuando el calor afloja, entre otoño y primavera, nos encanta salir a la montaña, hacer excursiones en familia y con amigos. Las vistas desde las cimas de nuestras montañas son indescriptibles, hay que vivirlo en primera persona.

 

Amamos nuestras tradiciones, nuestra gastronomía y nuestra lengua

 

¡Nos encanta festejar! Y lo hacemos a lo grande. Desde los foguerons (hogueras) y beneïdes en honor de Sant Antoni o Sant Sebastià, a la celebración de fiestas populares de cada pueblo, algunas tan antiguas como El Ball des Cossiers de Montuiri y Manacor, El Ball dels Cavallets, de Felanitx, o la fiesta de La Beata, de Santa Margalida.

 

Y las clásicas matances, fiesta familiar gastronómica en la que la familia se provee de sobrasada y carne de cerdo para pasar todo el año, y en la que se desayuna, almuerza y cena platos exclusivos de esta celebración y que no comemos el resto del año.

En tu próxima visita, te animamos a probar algunas delicias de nuestra variada y exquisita cocina mediterránea, como la ensaïmada, la coca de verdura, el trampó, el arròs brut, el tumbet, las berenjenas rellenas, las empanadas, los cocarrois o el helado de almendra con gató, entre otras.

 

También tenemos una lengua propia, el catalán de Mallorca, de la que nos sentimos orgullosos, y que queremos proteger para que nuestros nietos puedan expresar sus sensaciones, emociones y sentimientos. Una lengua derivada del latín con una musicalidad en sintonía con el paisaje que habitamos. Te animamos a aprender con nosotros alguna de nuestras palabras y expresiones: bon dia, bon vespre, bona nit, bon profit, avui, demà, puput, oblada, cranc, mel.lera, figa, capfico… Y nuestro popular Uep! com anam? (Ei! ¿cómo estás?).

 

Para nosotros, no existe otro lugar como Mallorca

 

El hecho de vivir en una isla, territorio limitado y rodeado del inmenso mar, nos ha apegado a esta tierra de manera excepcional. Los mallorquines sentimos que, como en Mallorca, no se está tan bien en ningún otro lugar del mundo. Aquí lo tenemos todo para ser felices: playas, montañas, un clima agradable todo el año, una gastronomía exquisita, hermosos pueblos milenarios, mercados populares, cultura, historia y el tiempo necesario para vivir la vida a nuestro ritmo: con calma, sin prisas, saboreando cada momento y cada lugar.

 

Si quieres descubrir todas estas curiosidades tan nuestras, lo mejor que puedes hacer es venir a conocernos. Alójate con nosotros en alguno de los hoteles Inturotel en Mallorca, ¡te recibiremos con los brazos abiertos! Y estaremos encantados de ayudarte a planificar tus visitas alrededor de la isla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Blog

Cala d’Or: un trocito de Ibiza en Mallorca
28/07/2021
Cala d’Or: un trocito de Ibiza en Mallorca
¿Sabes por qué se dice que Cala d’Or es como un trocito de Ibiza en Mallorca? ¡Enseguida te lo contamos! Y luego, si lo deseas, haz tu reserva en alguno de nuestros hoteles Inturotel en Cala d’Or y prepárate para disfrutar de los días y las noches más inolvidables del verano.    Los orígenes de Cala d’Or los encontramos en el flechazo que el pintor y dibujante ibicenco Josep Costa, “Picarol”, tuvo con este lugar de exuberante naturaleza y calas de agua cristalina hacia el año 1933.   Como la bombilla que se enciende e ilumina las mentes creativas, en la de Picarol se hizo enseguida la luz e ideó un lugar paradisiaco para desconectar y vivir rodeado de naturaleza. Aquí se encuentran algunas de las calas más bonitas de Mallorca: Cala Gran, Cala Petita, Cala Ferrera, Cala Serena y, por supuesto, Cala Esmeralda, frente al Inturotel Cala Esmeralda Beach Hotel & Spa, un exclusivo Solo Adultos con suites con piscina o terraza privada, cocina gourmet y su relajante Salinas Spa. En Cala d’Or se encuentra el tercer hotel más antiguo de la isla todavía en funcionamiento.    El paraíso que Josep Costa dibujó en su mente era una arquitectura paisajista con todas las casa blancas, cubiertas planas, muretes de piedra típica balear, zonas ajardinadas alrededor de ellas a imagen y semejanza de la isla natal del fundador. Líneas arquitectónicas sencillas, puras y orgánicas, con un respeto absoluto por el privilegiado entorno natural. La altura de la futura casa no podía superar la altura del pino más alto de la zona.  Ya en aquel entonces, la idea era que Cala d’Or se convirtiera en un lugar de descanso para artistas, gente sofisticada y viajeros sensibles en busca de las vacaciones soñadas.   El nombre de Cala d'Or, literalmente “cala de oro”, por los reflejos dorados que el sol proyecta sobre el mar en esta zona, viene de su cala homónima de Ibiza, Cala d'Hort. Costa la nombró originalmente Cala d’Hort, aunque poco después el nombre derivaría en el actual Cala d’Or.  Una vez construidas las primeras casas, arquitectos de primera línea como Josep Maria Sert o el alemán Erwin Broner, quedaron maravillados de la perfecta integración del núcleo urbano en la naturaleza.  Otro gran arquitecto que se enamoró de la costa sureste y también trabajó en la zona fue el danés Jorn Utzon.    Una característica de nuestro resort es su orografía, al estar enclavado en una costa repleta de calas, salientes rocosos, acantilados… No disponemos de un paseo marítimo como tal, si no que repartidos por todo el núcleo encontrarás accesos al mar que son auténticas ventanas sobre las aguas azules y turquesas de nuestro Mediterráneo. No te cansarás de hacer fotos.    Artistas que amaron Cala d’Or   La popularidad de Cala d’Or como lugar de ensueño para pasar unos días de vacaciones pronto corrió de boca en boca. Y así fue como, a partir de los años 70, artistas y creadores internacionales se dejaban ver por sus calles como unos residentes más: Rita Pavone, Juan Manuel Serrat...     El caso del célebre cantautor catalán Joan Manuel Serrat es muy conocido, ya que se refugió en Cala d’Or donde sus padres tenían una casa de veraneo, para componer algunos de los temas del célebre disco “Mediterraneo” de 1971. Hasta esa casa hizo llegar un  piano en un carro tirado por burros para poder ensayar junto a su amigo, el músico  Ricard Miralles.  El pintor y escultor mallorquín Riera Ferrari residió en Cala Llonga más de cuatro décadas. Inauguró el mítico local de ambiente oriental Shamas, y abrió la Galería Picarol dónde se expondría la obra de jóvenes talentos, entre ellos la del felanitxer Miquel Barceló. También fue innovador creando el Estudi Joan, un local situado en la Marina de Cala d’Or que funcionaba como galería de arte y también como café. Una idea nunca vista antes en Mallorca y ampliamente imitada después.   El epicentro de aquella vida creativa y artística era el  Bar Fernando, que hoy en día sigue abierto. Situado en el casco antiguo, una zona con apenas tráfico rodado, con pinos centenarios y un centro peatonal con mucho encanto. Allí los artistas como Serrat o  Camilo Sesto se sentaban con su guitarra deleitando con sus canciones a los asistentes llegados de todo el mundo.  Cala d’Or destaca por la variada y cualificada oferta gastronómica. En su lujosa Marina o su casco antiguo te esperan restaurantes para todos los gustos. Así como terrazas y Beach Clubs con las mejores vistas, como Sa Cala Beach Club en Cala Esmeralda. No dejes de probar los platos típicos de Mallorca y algún vino de la zona. ¡Cala d’Or destino ideal para gourmets!    ¿Verdad que apetece conocer este pintoresco enclave? El lugar que atrajo y sigue atrayendo a personas de todo el mundo por su belleza, sus playas, su gastronomía y su luz.      Pues precisamente en Cala d’Or se encuentran los hoteles de Inturotel en Mallorca, donde te esperamos con los brazos abiertos para que vivas la mejor experiencia de la isla durante tus próximas vacaciones.   
Ventajas exclusivas
TOP