Blog

Island people

Reservar
Ver todas las noticias

Blog

Entrevistamos a Marcus Cooper

01/06/2021

Marcus Cooper Walz es un deportista español que compite en piragüismo en la modalidad de aguas tranquilas. Participó en los JJOO de Río 2016, en los que obtuvo la medalla de oro olímpica en la prueba K1 1000m. Además, en su palmarés cuenta con 6 medallas en el Campeonato Mundial de Piragüismo y 3 medallas en el Campeonato Europeo y recientemente doble oro en la Copa del mundo.

Nació en Oxford, hijo de padre británico y madre alemana… ¿Quién es Marcus Cooper Walz? Nacido en Oxford pero criado desde pequeño en Cala d’Or, Mallorca. La generación de mis abuelos fueron los primeros en enamorarse de la isla. Siempre digo que soy de sangre inglesa pero de corazón español. Me considero una persona tranquila y ligeramente introvertida pero con las cosas muy claras y un buen equilibrio entre la seriedad y el humor. Con mis objetivos en la vida soy muy ambicioso. Sé perder y sé ganar, ambos casos me aportan mucho.

¿Cuáles son sus características (como deportista)? Me considero ambicioso y detallista. Espero mucho de mi rendimiento en los entrenamientos y competiciones pero porque previamente habré sido muy detallista, buscando estar lo más cerca de la perfección en todos los factores que puedan alterar mi rendimiento a lo largo del día.

 

 

De niño probó varios deportes, tales como el baloncesto y el fútbol, pero no le engancharon y con 12 años empezó en el piragüismo. ¿Por qué este deporte? El piragüismo encajaba muy bien con mis gustos, tanto deportivos como de ocio en general porque se trata de un deporte muy completo al requerir fuerza, resistencia, estrategia, técnica y fortaleza mental. Además, es un deporte que se practica sobre el agua, que es un medio con el que siempre me he llevado muy bien.

Río 2016 fue la primera participación en la máxima cita del deporte a nivel global y subir al primer cajón en los Juegos Olímpicos con 21 años ¿qué sensaciones le produjo? ¿Cómo está afectando este logro a su carrera? Una de las preguntas más difíciles de responder, mis sensaciones tras ganar fueron varias; por un lado sentía la alegría obvia de cuando se consigue un éxito muy significativo, por otro lado sentía la sorpresa de haber conseguido tal resultado; y finalmente, y quizá más importante, la confirmación de que nuestros resultados sí van en función de nuestros esfuerzos previos ya que ese año yo había sacrificado todo por llegar a los JJOO de la mejor manera posible.

¿Qué recuerdo se lleva de Río? Mi mayor recuerdo es de cuando gané la medalla y los días posteriores no dejé de celebrarlo con los compañeros y la familia que me fue a ver.

¿Sentís presión por no defraudar a los seguidores o no estar a la altura de las expectativas? Piragüismo es el segundo deporte con más medallas olímpicas en España, justo detrás de la vela. En nuestro país tenemos un nivel fortísimo en el piragüismo. Pero esa presión no la sentimos. De momento parece que quedan todavía bastantes resultados prometedores, como mínimo, ya veremos las futuras generaciones.

De cara a los JJOO de Tokio 2021, junto con Craviotto, Arévalo y Germade, formaréis equipo para el k4-500 ¿cómo ves a la embarcación? Pinta muy bien, pero eso es porque nuestro palmarés nos permite pensar así. No vamos a asegurar que vayamos a lograr una medalla, mucho menos la de oro, pero sí somos conscientes de que vamos a estar luchando por ello. Vamos con la ambición muy alta y sabemos que valemos para mucho.

En cuanto a la preparación mental, ¿cómo maneja uno ese estrés, esas noches sin dormir, la pérdida de peso, y cómo se mantiene la motivación día a día…? Creo que uno se va acostumbrando, tanto al estrés en sí como a la capacidad de gestión del estrés. Realmente es un estrés positivo, un estrés que te gusta porque sabes que te lleva por buen camino. Al final es una sensación que te hace sentir vivo y entretenido. La motivación va en función de la ambición y del esfuerzo y sacrificio que se esté dispuesto a invertir, realmente es tan sencillo como eso

 

Y para acabar, como isleño ¿Qué zona recomendarías de Mallorca?

 

Siempre me he sentido atraído por la zona de levante. Portopetro, Cala d’Or, con su estilo ibicenco, pinares y calas escondidas tiene un ambiente ideal para unas vacaciones relajadas en familia. Cala Esmeralda es una mis playas favoritas.

Para una dosis extra de relax y descanso después de una competición elijo Inturotel Cala Esmeralda. Un hotel solo adultos con unas vistas espectaculares sobre la cala y el mar Mediterráneo. Un refugio para desconectar y desde el que recorrer esta preciosa zona de Mallorca.

 

 

¿Qué vínculo tienes con Inturotel?

Mis abuelos vivían junto a uno de sus hoteles, he crecido junto a ellos como vecino. Puedo decir que se trata de una de las cadenas hoteleras de más calidad en la zona, sus jardines son de ensueño. Hace unos años surgió la oportunidad de colaborar juntos y desde 2018 son mis patrocinadores. Espero que juntos podamos llevar Mallorca y Cala d’Or a lo más alto.

 

Marcus Cooper candidato al oro en TOKYO 2020.

Blog

Cala d’Or: un trocito de Ibiza en Mallorca
28/07/2021
Cala d’Or: un trocito de Ibiza en Mallorca
¿Sabes por qué se dice que Cala d’Or es como un trocito de Ibiza en Mallorca? ¡Enseguida te lo contamos! Y luego, si lo deseas, haz tu reserva en alguno de nuestros hoteles Inturotel en Cala d’Or y prepárate para disfrutar de los días y las noches más inolvidables del verano.    Los orígenes de Cala d’Or los encontramos en el flechazo que el pintor y dibujante ibicenco Josep Costa, “Picarol”, tuvo con este lugar de exuberante naturaleza y calas de agua cristalina hacia el año 1933.   Como la bombilla que se enciende e ilumina las mentes creativas, en la de Picarol se hizo enseguida la luz e ideó un lugar paradisiaco para desconectar y vivir rodeado de naturaleza. Aquí se encuentran algunas de las calas más bonitas de Mallorca: Cala Gran, Cala Petita, Cala Ferrera, Cala Serena y, por supuesto, Cala Esmeralda, frente al Inturotel Cala Esmeralda Beach Hotel & Spa, un exclusivo Solo Adultos con suites con piscina o terraza privada, cocina gourmet y su relajante Salinas Spa. En Cala d’Or se encuentra el tercer hotel más antiguo de la isla todavía en funcionamiento.    El paraíso que Josep Costa dibujó en su mente era una arquitectura paisajista con todas las casa blancas, cubiertas planas, muretes de piedra típica balear, zonas ajardinadas alrededor de ellas a imagen y semejanza de la isla natal del fundador. Líneas arquitectónicas sencillas, puras y orgánicas, con un respeto absoluto por el privilegiado entorno natural. La altura de la futura casa no podía superar la altura del pino más alto de la zona.  Ya en aquel entonces, la idea era que Cala d’Or se convirtiera en un lugar de descanso para artistas, gente sofisticada y viajeros sensibles en busca de las vacaciones soñadas.   El nombre de Cala d'Or, literalmente “cala de oro”, por los reflejos dorados que el sol proyecta sobre el mar en esta zona, viene de su cala homónima de Ibiza, Cala d'Hort. Costa la nombró originalmente Cala d’Hort, aunque poco después el nombre derivaría en el actual Cala d’Or.  Una vez construidas las primeras casas, arquitectos de primera línea como Josep Maria Sert o el alemán Erwin Broner, quedaron maravillados de la perfecta integración del núcleo urbano en la naturaleza.  Otro gran arquitecto que se enamoró de la costa sureste y también trabajó en la zona fue el danés Jorn Utzon.    Una característica de nuestro resort es su orografía, al estar enclavado en una costa repleta de calas, salientes rocosos, acantilados… No disponemos de un paseo marítimo como tal, si no que repartidos por todo el núcleo encontrarás accesos al mar que son auténticas ventanas sobre las aguas azules y turquesas de nuestro Mediterráneo. No te cansarás de hacer fotos.    Artistas que amaron Cala d’Or   La popularidad de Cala d’Or como lugar de ensueño para pasar unos días de vacaciones pronto corrió de boca en boca. Y así fue como, a partir de los años 70, artistas y creadores internacionales se dejaban ver por sus calles como unos residentes más: Rita Pavone, Juan Manuel Serrat...     El caso del célebre cantautor catalán Joan Manuel Serrat es muy conocido, ya que se refugió en Cala d’Or donde sus padres tenían una casa de veraneo, para componer algunos de los temas del célebre disco “Mediterraneo” de 1971. Hasta esa casa hizo llegar un  piano en un carro tirado por burros para poder ensayar junto a su amigo, el músico  Ricard Miralles.  El pintor y escultor mallorquín Riera Ferrari residió en Cala Llonga más de cuatro décadas. Inauguró el mítico local de ambiente oriental Shamas, y abrió la Galería Picarol dónde se expondría la obra de jóvenes talentos, entre ellos la del felanitxer Miquel Barceló. También fue innovador creando el Estudi Joan, un local situado en la Marina de Cala d’Or que funcionaba como galería de arte y también como café. Una idea nunca vista antes en Mallorca y ampliamente imitada después.   El epicentro de aquella vida creativa y artística era el  Bar Fernando, que hoy en día sigue abierto. Situado en el casco antiguo, una zona con apenas tráfico rodado, con pinos centenarios y un centro peatonal con mucho encanto. Allí los artistas como Serrat o  Camilo Sesto se sentaban con su guitarra deleitando con sus canciones a los asistentes llegados de todo el mundo.  Cala d’Or destaca por la variada y cualificada oferta gastronómica. En su lujosa Marina o su casco antiguo te esperan restaurantes para todos los gustos. Así como terrazas y Beach Clubs con las mejores vistas, como Sa Cala Beach Club en Cala Esmeralda. No dejes de probar los platos típicos de Mallorca y algún vino de la zona. ¡Cala d’Or destino ideal para gourmets!    ¿Verdad que apetece conocer este pintoresco enclave? El lugar que atrajo y sigue atrayendo a personas de todo el mundo por su belleza, sus playas, su gastronomía y su luz.      Pues precisamente en Cala d’Or se encuentran los hoteles de Inturotel en Mallorca, donde te esperamos con los brazos abiertos para que vivas la mejor experiencia de la isla durante tus próximas vacaciones.   
Ventajas exclusivas
TOP