Blog

Island people

Reservar
Ver todas las noticias

Blog

Los “dimonis” y Mallorca: una tradición centenaria

01/02/2021

Si alguna vez estás en Mallorca a mediados de enero déjate llevar por la magia del fuego, la música y el baile de la “nit mágica” o “nit bruixa( noche bruja ) del 16 de enero, víspera de Sant Antoni. Una noche que desata pasiones i afianza emociones del sentir isleño. Vivirás en primera persona una de las fiestas populares más antiguas y queridas por los mallorquines.

Pero ¿de dónde surge esta tradición con esta figura central tan tenebrosa?

En Mallorca, la fiesta entorno a la relación entre Sant Antoni y el dimoni tiene su origen en el siglo XVIII, y se empapa de antiguas ceremonias de la fecundidad, el cultivo y la protección de los animales. Sant Antoni es el protector de los payeses de la isla y el demonio representa las tentaciones a las que Sant Antoni tuvo que vencer.

Mirando más atrás en el pasado, según el historiador Antoni Gili, las ruedas de fuego, las danzas i bailes en ruedo son reminiscencias de los rituales de fuego que celebraban chamanes y brujos para festejar que los días se alargaban y representan la fuerza del sol y la victoria de la luz sobre las tinieblas.

Por eso se encienden hogueras, con el deseo romántico de enlazar con el hombre primigenio de costumbres no dañadas por la civilización. El fuego simboliza el renacimiento del sol que fertiliza la tierra. En muchos pueblos aún continúan celebrando la ceremonia del salto sobre el fuego, al son de la música

En esta noche mágica que surge de tiempos ancestrales los “dimonis” (demonios) salen de su “oscuro escondite” para llenar las plazas de muchos pueblos de Mallorca y realizar sus danzas alrededor del fuego. En lugares como Sa Pobla, Manacor, Capdepera o Artà se trata de una celebración muy arraigada, que en las últimas décadas ha sufrido un enorme auge. Actualmente las islas cuentan con más de 50 colles de dimonis.

 

La música tradicional está en el centro de todas las celebraciones, los bailes de dimonis, los ancestrales cantos con “ximbomba” (*) y los bailes populares que suelen acompañar estas fiestas. Es un hecho muy popular cantar canciones eróticas durante esta noche bruja y algunos historiadores aseguran que hace muchísimos años esta fiesta podía llegar a acabar en orgía.

 

El 17 de enero festividad de Sant Antoni Abat, día de la payesía mallorquina y patrón de los animales, se celebran las beneïdes en la mayoría de pueblos mallorquines. Miles de personas llevan a sus animales para recibir el agua bendita de Sant Antoni y en algunos pueblos como Felanitx, Es Carritxó, S’Horta… ( a poca distancia de nuestros hoteles) se preparan carrozas tematizadas con estampas de la Mallorca rural, los participantes van con el vestido tradicional y hay dos figuras que no pueden faltar Sant Antoni i el dimoni. Los participantes suelen homenajear a su patrón, cantando, bailando o recitando un puñado de “gloses” (**) o canciones improvisadas (versos con la temática de la fiesta, que en ocasiones son sátiras a la actualidad política, social o económica).

 

Una expresión cultural de gran valor que nos acerca a nuestros antepasados, que trabajaron el campo y llevaron una vida muy austera, pero a su vez noble y bella, en pleno contacto con la naturaleza y sus ciclos. Podemos decir que vivimos esta fiesta como un viaje al pasado, conectando con el sentir de esos hombres y mujeres.

 

Haz tu reserva en alguno de nuestros hoteles Inturotel en Mallorca. ¡Estaremos encantados de contarte más acerca de ésta y otras originales tradiciones de nuestra tierra! ¡Visca Sant Antoni!

 

 

(*) “ximbomba”: Antiquísimo instrumento musical de fricción que consiste en recipiente de barro de cuello redondo y agujereado en su base, la parte superior se cubre con un cuero agujereado en el centro por el que se hace pasar una caña. Al fregar la caña con la mano húmeda el recipiente actúa de caja de resonancia)

 

(**) “glosa” En las Islas Baleares se trata de una especie de composición popular, oral y rimada, normalmente improvisada en el mismo momento que se declama.

 

 

Blog

Cabrera, un día en el paraíso
31/05/2021
Cabrera, un día en el paraíso
A tan solo diez kilómetros del Cap de Ses Salines, y muy cerca de nuestros hoteles Inturotel en Mallorca, se encuentra el archipiélago de Cabrera, un auténtico paraíso virgen en medio del Mediterráneo que, desde 1991, es Parque Nacional Marítimo Terrestre por la riqueza de su flora y fauna ¿Te apetece visitarlo con nosotros? Cuando visites Cabrera, ten siempre a punto tu cámara, porque es muy probable que puedas divisar delfines, tortugas marinas, cormoranes, águilas pescadoras y sargantanas ( “podarcis lilfordi” la lagartija característica de las Islas Baleares).   Fauna: ¿Sabías que las aguas de Cabrera albergan la mayor diversidad de peces de todo el Mediterráneo? En total son más de 200 especies, además de moluscos, crustáceos, aves marinas, reptiles, mamíferos... Entre la fauna de Cabrera destacan las grandes colonias de aves marinas: la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), el paíño europeo (Hydrobates pelagicus), la gaviota de Audouin (Larus audouinii)… Sus fondos marinos son muy ricos en vertebrados e invertebrados como los vistosos nudibranquios. Los meros son característicos, los pulpos, las morenas (Muraena helena)... Además estas aguas son santuario de animales de mayor tamaño, como el delfín mular (Tursiops truncatus), el delfín listado (Stenella coeruleo-alba), el delfín común (Delphinus delphis), el calderón (Globicephala melaena), el cachalote (Physeter macrocephalus) y la tortuga boba (Caretta caretta). La nacra (Pinna nobilis) uno de los bivalvos de mayor tamaño del Mediterráneo ( hasta 2 metros) y que puede llegar a vivir hasta 50 años, es una especie endémica cuyo hábitat principal son las praderías de Posidonia oceánica. Desde 2016 se ha registrado una gran mortalidad de las poblaciones de Nacra por una enfermedad parasitaria que las ha llevado prácticamente a su extinción. Gracias a miles de llamadas de avistamientos, en las Islas contamos con al menos cinco supervivientes. Tres de ellas han sido trasladadas al Parque Nacional de Cabrera y protegidas por unas jaulas para evitar que depredadores habituales de la Pinna nobilis, como el pulpo o la dorada, se las coman. ¿Sobrevivirán? Este es nuestro deseo.     Flora:  ¡Más de 500 especies de plantas vasculares, 22 de musgos, 21 de líquenes y 162 algas marinas! 20 son endemismos baleares (organismos que solo viven en nuestras islas) i una subespecie es endémica de la isla. Algunas de las especies más destacables son el aladierno balear (Rhamnus ludivici-salvatoris), la peonia balear (Paeonia cambessedessi), etc. Destacan las grandes colonias de aves marinas: la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), el paíño europeo (Hydrobates pelagicus)y la gaviota de Audouin (Larus audouinii).   Desde que fue declarada Parque Nacional en 1991, la isla está deshabitada, a excepción de las estancias rotatorias de los responsables de la gestión del Parque . Antes de esa fecha, varias familias mallorquinas la habitaban, viviendo de la pesca, la ganadería i la agricultura. Hoy es un destino paradisíaco para las actividades en plena naturaleza como el snorkel, buceo ( es necesario sacar permiso con antelación), senderismo ( siempre dentro de los senderos marcados), avistamiento de aves,…ó simplemente respirar y relajarse en una atmósfera de otro tiempo. Tendrás la sensación de haber viajado al pasado y podrás vivir la experiencia de lo que debieron ser las Islas Baleares a principios del siglo XX.   Varias empresas con embarcaciones en la cercana Colònia de Sant Jordi te llevarán hasta Cabrera, en un agradable trayecto por mar de una hora de duración. La excursión a Cabrera supone pasar el día entero en la isla, además de disfrutar de sus playas paradisíacas, o descubrir sus ricos fondos marinos, ¡hay muchas más cosas que hacer!   Podrás visitar el punto más alto de la isla, donde se encuentra el castillo del siglo XVI, construido para proteger la isla de los piratas berberiscos, procedentes del norte de África, que pretendían hacer parada en Cabrera para atacar Mallorca. Ha sido destruido y reconstruido en varias ocasiones a lo largo de la historia. La peor destrucción fue en 1550 con el ataque de los turcos. ¡No te pierdas la vista de las playas y paisajes de la isla desde lo alto de esta imponente atalaya!     Cabrera también ofrece un jardín botánico, un museo etnográfico e histórico “Es Celler” y una pequeña cantina en el puerto ( que parece sacada de una novela, no te pierdas tomarte una bebida bien refrescante bajo la sombra de su parra). En cuanto a las playas, puedes elegir entre varias, de arena o de piedras muy finas, e incluso algunas situadas a los pies de los espectaculares acantilados. Pero sin duda, la visita estrella es “Sa Cova Blava” (la Cueva Azul), formada por rocas calcáreas. Cuando el sol al atardecer la enfoca, se genera un espectáculo de luz que dota al mar de un azul mágico. Una experiencia zen que te llevarás de recuerdo para toda la vida.   Si tienes pereza del viaje en barco pero quieres conocer más de Cabrera y su fondo marino, una estupenda alternativa es visitar el Aquarium-Centro de Interpretación de Cabrera en Sa Colònia de Sant Jordi a tan solo 40 min de tu hotel inturotel en Cala d’Or. Horarios: Febrero a Mayo y Noviembre: 10:00 a 18:00. Junio a octubre: 10:00 a 19:00. Último acceso una hora antes del cierre.   Cuando llegues a tu hotel Inturotel en Mallorca, el personal de recepción estará encantado de facilitarte toda la información que necesites para disfrutar al máximo de tu inolvidable excursión a Cabrera. ¡Feliz aventura!   Algunas páginas de interés: www.balearsnatura.com parcs naturals caib www.mma.es/parques
Ventajas exclusivas
TOP