Blog

Island people

Reservar
Ver todas las noticias

Blog

Cabrera, un día en el paraíso

31/05/2021

A tan solo diez kilómetros del Cap de Ses Salines, y muy cerca de nuestros hoteles Inturotel en Mallorca, se encuentra el archipiélago de Cabrera, un auténtico paraíso virgen en medio del Mediterráneo que, desde 1991, es Parque Nacional Marítimo Terrestre por la riqueza de su flora y fauna ¿Te apetece visitarlo con nosotros?

Cuando visites Cabrera, ten siempre a punto tu cámara, porque es muy probable que puedas divisar delfines, tortugas marinas, cormoranes, águilas pescadoras y sargantanas ( “podarcis lilfordi” la lagartija característica de las Islas Baleares).

 

Fauna: ¿Sabías que las aguas de Cabrera albergan la mayor diversidad de peces de todo el Mediterráneo? En total son más de 200 especies, además de moluscos, crustáceos, aves marinas, reptiles, mamíferos... Entre la fauna de Cabrera destacan las grandes colonias de aves marinas: la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), el paíño europeo (Hydrobates pelagicus), la gaviota de Audouin (Larus audouinii)…

Sus fondos marinos son muy ricos en vertebrados e invertebrados como los vistosos nudibranquios. Los meros son característicos, los pulpos, las morenas (Muraena helena)... Además estas aguas son santuario de animales de mayor tamaño, como el delfín mular (Tursiops truncatus), el delfín listado (Stenella coeruleo-alba), el delfín común (Delphinus delphis), el calderón (Globicephala melaena), el cachalote (Physeter macrocephalus) y la tortuga boba (Caretta caretta). La nacra (Pinna nobilis) uno de los bivalvos de mayor tamaño del Mediterráneo ( hasta 2 metros) y que puede llegar a vivir hasta 50 años, es una especie endémica cuyo hábitat principal son las praderías de Posidonia oceánica. Desde 2016 se ha registrado una gran mortalidad de las poblaciones de Nacra por una enfermedad parasitaria que las ha llevado prácticamente a su extinción. Gracias a miles de llamadas de avistamientos, en las Islas contamos con al menos cinco supervivientes. Tres de ellas han sido trasladadas al Parque Nacional de Cabrera y protegidas por unas jaulas para evitar que depredadores habituales de la Pinna nobilis, como el pulpo o la dorada, se las coman. ¿Sobrevivirán? Este es nuestro deseo.

 

 

Flora:  ¡Más de 500 especies de plantas vasculares, 22 de musgos, 21 de líquenes y 162 algas marinas! 20 son endemismos baleares (organismos que solo viven en nuestras islas) i una subespecie es endémica de la isla. Algunas de las especies más destacables son el aladierno balear (Rhamnus ludivici-salvatoris), la peonia balear (Paeonia cambessedessi), etc. Destacan las grandes colonias de aves marinas: la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), el paíño europeo (Hydrobates pelagicus)y la gaviota de Audouin (Larus audouinii).

 

Desde que fue declarada Parque Nacional en 1991, la isla está deshabitada, a excepción de las estancias rotatorias de los responsables de la gestión del Parque . Antes de esa fecha, varias familias mallorquinas la habitaban, viviendo de la pesca, la ganadería i la agricultura.

Hoy es un destino paradisíaco para las actividades en plena naturaleza como el snorkel, buceo ( es necesario sacar permiso con antelación), senderismo ( siempre dentro de los senderos marcados), avistamiento de aves,…ó simplemente respirar y relajarse en una atmósfera de otro tiempo. Tendrás la sensación de haber viajado al pasado y podrás vivir la experiencia de lo que debieron ser las Islas Baleares a principios del siglo XX.

 

Varias empresas con embarcaciones en la cercana Colònia de Sant Jordi te llevarán hasta Cabrera, en un agradable trayecto por mar de una hora de duración. La excursión a Cabrera supone pasar el día entero en la isla, además de disfrutar de sus playas paradisíacas, o descubrir sus ricos fondos marinos, ¡hay muchas más cosas que hacer!

 

Podrás visitar el punto más alto de la isla, donde se encuentra el castillo del siglo XVI, construido para proteger la isla de los piratas berberiscos, procedentes del norte de África, que pretendían hacer parada en Cabrera para atacar Mallorca. Ha sido destruido y reconstruido en varias ocasiones a lo largo de la historia. La peor destrucción fue en 1550 con el ataque de los turcos.

¡No te pierdas la vista de las playas y paisajes de la isla desde lo alto de esta imponente atalaya!

 

 

Cabrera también ofrece un jardín botánico, un museo etnográfico e histórico “Es Celler” y una pequeña cantina en el puerto ( que parece sacada de una novela, no te pierdas tomarte una bebida bien refrescante bajo la sombra de su parra). En cuanto a las playas, puedes elegir entre varias, de arena o de piedras muy finas, e incluso algunas situadas a los pies de los espectaculares acantilados.

Pero sin duda, la visita estrella es “Sa Cova Blava” (la Cueva Azul), formada por rocas calcáreas. Cuando el sol al atardecer la enfoca, se genera un espectáculo de luz que dota al mar de un azul mágico. Una experiencia zen que te llevarás de recuerdo para toda la vida.

 

Si tienes pereza del viaje en barco pero quieres conocer más de Cabrera y su fondo marino, una estupenda alternativa es visitar el Aquarium-Centro de Interpretación de Cabrera en Sa Colònia de Sant Jordi a tan solo 40 min de tu hotel inturotel en Cala d’Or. Horarios: Febrero a Mayo y Noviembre: 10:00 a 18:00. Junio a octubre: 10:00 a 19:00. Último acceso una hora antes del cierre.

 

Cuando llegues a tu hotel Inturotel en Mallorca, el personal de recepción estará encantado de facilitarte toda la información que necesites para disfrutar al máximo de tu inolvidable excursión a Cabrera. ¡Feliz aventura!

 

Algunas páginas de interés:

www.balearsnatura.com

parcs naturals caib

www.mma.es/parques

Blog

Cala d’Or: un trocito de Ibiza en Mallorca
28/07/2021
Cala d’Or: un trocito de Ibiza en Mallorca
¿Sabes por qué se dice que Cala d’Or es como un trocito de Ibiza en Mallorca? ¡Enseguida te lo contamos! Y luego, si lo deseas, haz tu reserva en alguno de nuestros hoteles Inturotel en Cala d’Or y prepárate para disfrutar de los días y las noches más inolvidables del verano.    Los orígenes de Cala d’Or los encontramos en el flechazo que el pintor y dibujante ibicenco Josep Costa, “Picarol”, tuvo con este lugar de exuberante naturaleza y calas de agua cristalina hacia el año 1933.   Como la bombilla que se enciende e ilumina las mentes creativas, en la de Picarol se hizo enseguida la luz e ideó un lugar paradisiaco para desconectar y vivir rodeado de naturaleza. Aquí se encuentran algunas de las calas más bonitas de Mallorca: Cala Gran, Cala Petita, Cala Ferrera, Cala Serena y, por supuesto, Cala Esmeralda, frente al Inturotel Cala Esmeralda Beach Hotel & Spa, un exclusivo Solo Adultos con suites con piscina o terraza privada, cocina gourmet y su relajante Salinas Spa. En Cala d’Or se encuentra el tercer hotel más antiguo de la isla todavía en funcionamiento.    El paraíso que Josep Costa dibujó en su mente era una arquitectura paisajista con todas las casa blancas, cubiertas planas, muretes de piedra típica balear, zonas ajardinadas alrededor de ellas a imagen y semejanza de la isla natal del fundador. Líneas arquitectónicas sencillas, puras y orgánicas, con un respeto absoluto por el privilegiado entorno natural. La altura de la futura casa no podía superar la altura del pino más alto de la zona.  Ya en aquel entonces, la idea era que Cala d’Or se convirtiera en un lugar de descanso para artistas, gente sofisticada y viajeros sensibles en busca de las vacaciones soñadas.   El nombre de Cala d'Or, literalmente “cala de oro”, por los reflejos dorados que el sol proyecta sobre el mar en esta zona, viene de su cala homónima de Ibiza, Cala d'Hort. Costa la nombró originalmente Cala d’Hort, aunque poco después el nombre derivaría en el actual Cala d’Or.  Una vez construidas las primeras casas, arquitectos de primera línea como Josep Maria Sert o el alemán Erwin Broner, quedaron maravillados de la perfecta integración del núcleo urbano en la naturaleza.  Otro gran arquitecto que se enamoró de la costa sureste y también trabajó en la zona fue el danés Jorn Utzon.    Una característica de nuestro resort es su orografía, al estar enclavado en una costa repleta de calas, salientes rocosos, acantilados… No disponemos de un paseo marítimo como tal, si no que repartidos por todo el núcleo encontrarás accesos al mar que son auténticas ventanas sobre las aguas azules y turquesas de nuestro Mediterráneo. No te cansarás de hacer fotos.    Artistas que amaron Cala d’Or   La popularidad de Cala d’Or como lugar de ensueño para pasar unos días de vacaciones pronto corrió de boca en boca. Y así fue como, a partir de los años 70, artistas y creadores internacionales se dejaban ver por sus calles como unos residentes más: Rita Pavone, Juan Manuel Serrat...     El caso del célebre cantautor catalán Joan Manuel Serrat es muy conocido, ya que se refugió en Cala d’Or donde sus padres tenían una casa de veraneo, para componer algunos de los temas del célebre disco “Mediterraneo” de 1971. Hasta esa casa hizo llegar un  piano en un carro tirado por burros para poder ensayar junto a su amigo, el músico  Ricard Miralles.  El pintor y escultor mallorquín Riera Ferrari residió en Cala Llonga más de cuatro décadas. Inauguró el mítico local de ambiente oriental Shamas, y abrió la Galería Picarol dónde se expondría la obra de jóvenes talentos, entre ellos la del felanitxer Miquel Barceló. También fue innovador creando el Estudi Joan, un local situado en la Marina de Cala d’Or que funcionaba como galería de arte y también como café. Una idea nunca vista antes en Mallorca y ampliamente imitada después.   El epicentro de aquella vida creativa y artística era el  Bar Fernando, que hoy en día sigue abierto. Situado en el casco antiguo, una zona con apenas tráfico rodado, con pinos centenarios y un centro peatonal con mucho encanto. Allí los artistas como Serrat o  Camilo Sesto se sentaban con su guitarra deleitando con sus canciones a los asistentes llegados de todo el mundo.  Cala d’Or destaca por la variada y cualificada oferta gastronómica. En su lujosa Marina o su casco antiguo te esperan restaurantes para todos los gustos. Así como terrazas y Beach Clubs con las mejores vistas, como Sa Cala Beach Club en Cala Esmeralda. No dejes de probar los platos típicos de Mallorca y algún vino de la zona. ¡Cala d’Or destino ideal para gourmets!    ¿Verdad que apetece conocer este pintoresco enclave? El lugar que atrajo y sigue atrayendo a personas de todo el mundo por su belleza, sus playas, su gastronomía y su luz.      Pues precisamente en Cala d’Or se encuentran los hoteles de Inturotel en Mallorca, donde te esperamos con los brazos abiertos para que vivas la mejor experiencia de la isla durante tus próximas vacaciones.   
Ventajas exclusivas
TOP